Empapelando la pared de azulejos del aseo

Conchi

14/04/2015

En el artículo de hoy quiero contaros cómo con poco dinero se puede cambiar la decoración de un aseo, solo hace falta tener ánimo para llevar a cabo el proyecto uno mismo.

Una vez se tiene el material que se va a utilizar ya es ponerse manos a la obra!

Bricolaje hecho por uno mismo!

En las casas que venden terminadas, es decir en las que no hay opción de cambiar nada pues la obra esta finalizada, a veces nos encontramos que algo no nos gusta, pero bueno el conjunto no está mal y terminas acostumbrándote. Pero!! llega el día que piensas en un pequeño cambio, el cambio puede ser instantáneo o se puede hacer poco a poco, según como vayan aflorando las ideas, o el dinero que en ese momento esté disponible.

En este aseo se cambió la pila del lavabo ya hace varios años, la pila era normal con un pie de porcelana, se sustituyó por el mueble que se aprecia en la foto, el cual era una mesita de noche, a la que se acoplo una pila y un grifo de Jacob Delafon. El espejo que era de color verdoso, se pintó en amarillo como la puerta y el cajón de la antigua mesita de noche (que era toda blanca). Los pomos antiguos se sustituyeron por unos de porcelana, de Zara Home.

La última reforma del aseo ha sido más importante, el color de los azulejos de la pared y del suelo ha desaparecido por completo, la idea era que el aseo pareciese más espacioso y con más luz. Simplemente empapelando y poniendo un suelo vinílico, el aseo no parece el mismo.

Empapelar sobre azulejos, es fácil y si se utiliza un papel con un grosor considerado, casi ni se aprecia que debajo la pared no es plana, lo más costoso de empapelar es dejar las paredes libres, es decir, quitar los accesorios, wc, enchufes, mueble…

Una vez las paredes despejadas, se empapela rápido, se humedece la pared con cola y el papel, para estar seguros que tiene bastante cola. Al final en este aseo, no se rellenaron las juntas entre los azulejos, con la idea de que en un futuro si se quisiese cambiar el papel no costase mucho de quitar, realmente ha quedado que casi ni se nota, ah! no hace falta una capa de imprimación antes de poner la cola a la pared, se adhiere perfectamente el papel al azulejo.

Lo último el suelo, el suelo vinílico hoy en día es una buena opción para no hacer obra, hay un suelo vinílico que no se pega, va con click. Exactamente el que está puesto en este aseo es: de la marca Tarkett y el modelo es Starfloor Click 30 (Tan solo queda una diferencia de altura de 3 mm). En internet hay varios tutoriales explicativos.

A la hora de trabajar con este suelo, es una ventaja porque es limpio, no lleva cola, se van uniendo una lama a la otra mediante click y tampoco se pone tarima debajo, lo único unas pequeñas escuadras pegadas a la pared para evitar que se muevan las lamas,  ya que es muy difícil que la pared esté perfectamente a escuadra. Para finalizar y por si alguna vez hay alguna fuga de agua, todo el borde va relleno de silicona, que también evitará que caigan cositas y polvo. Esta silicona la hemos disimulado con una moldura de madera blanca, esta es perfecta, para mantener los bajos de las paredes empapeladas limpias.

Ahora si!! el aseo parece más grande y con más luz, objetivo cumplido. 

Espero que os haya gustado el post y si tenéis alguna pregunta estaré encantada de contestar.

Hasta pronto!

Conchi.

Anuncio

El autor

Conchi.

Apasionada por los animales, la naturaleza, los rastros y las cosas viejas que nos enseñan historias pasadas. Enamorada de la restauración, coleccionista nata y amante de todo lo que tenga que ver con la creatividad.

Deja una respuesta

DEJA UN COMENTARIO