Las sillas estaban en la basura?

Conchi

18/08/2015

La verdad que últimamente tengo abandonado un poco el blog, el verano, mis hijos “que están en casa” y lo que me tiene más entretenida es mi padre, que aunque está mucho mejor, a pasado una mala racha y eso hace que no tenga la cabeza despejada para escribir. El título de este post lo tenía mucho tiempo pensado, porque es lo que les dije a mis hijos cuando las vi.

Hace un tiempo creo que me hubiese resultado difícil aceptar el coger cosas ya usadas y más si provienen de la basura, pero en Madrid esto es bastante común, ya que la gente baja a la calle todos los enseres que ya no van a utilizar, hay que reconocer que a veces se encuentran cosas insospechables, que vale la pena reciclar.

En Julio estuvimos unos días mi marido y yo en Madrid con mis hijos, que viven allí y el primer día de nuestra llegada la sorpresa fue encontrar en el recibidor del ático, estas dos sillas.

De dónde las habéis sacado? la respuesta fue, de la basura. ESTABAN EN LA BASURA? Si mama en la basura. El ático está un poco pobre de muebles ya que tiene lo justo,  lo están decorando ellos, así que las sillas no estaban de mas ¡la verdad! Por lo menos hasta que tengan algo mejor y las sillas recicladas no han quedado tan mal.

La base de madera algo astillada y rayada ¡lo peor! pero al estar atornillada fue fácil de quitar.

Fui a una tienda de telas, compré un retal que me pareció que les alegraría la casa y un trozo de relleno, para tapizar la madera que era lo más estropeado. Como no tenía la grapadora que uso para tapizar, utilice una caja de chinchetas y un martillo.

Primero utilizando la base como medida, recorté dos círculos con la tela, los círculos un poco más anchos, para poder clavar las chinchetas a la tela por la parte de abajo. El relleno que puse entre la madera y la tela, corte el círculo más pequeño, para que las chinchetas no fueran tan difíciles de clavar, como se aprecia en la foto. Por último las chinchetas, estirando muy bien la tela para que quedase uniforme.

Para ser un piso de estudiantes, habiendo costado la tela y el relleno menos de cuatro euros, la verdad que no están nada mal y hacen su papel.

Terminado este post, os dejo esta frase que me encanta. 

Mentalízate: ¡No lo tires, RECICLA! 

Me despido feliz de poder compartir mis trabajos. Hasta el próximo post y que terminéis de pasar un buen verano!

Conchi.

Anuncio

El autor

Conchi.

Apasionada por los animales, la naturaleza, los rastros y las cosas viejas que nos enseñan historias pasadas. Enamorada de la restauración, coleccionista nata y amante de todo lo que tenga que ver con la creatividad.

Deja una respuesta

DEJA UN COMENTARIO