Bolso de boquilla con tela vaquera

“si quieres saber cómo es una mujer, olvídate de mirarla a los ojos: fíjate mejor en su bolso” 

Kathryn Eisman

Hoy quiero hablaros de que no es preciso gastar mucho dinero para llevar un bolso bonito. Depende de la ocasión se requiere un tipo de bolso u otro,  pues bien el otro día hice un bolso de boquilla con un camal de pantalón vaquero.

En mi caso, me encanta llevar vaqueros, tanto para vestir de noche si no es algo formal, como para cualquier ocasión de día que lo requiera, el bolso vaquero que confeccione, me salva de muchos compromisos.

¡Es muy fácil! se necesita muy poco dinero y queda realmente original.

Un camal de pantalón vaquero que tengáis en casa, una boquilla de bolso que podéis encontrar en cualquier mercería, un aplique del color que os guste, puntilla, papel para hacer patrones (papel de seda blanco) y una tela bonita para el forro.

Muchos libros,  contienen patrones de distintos modelos de bolsos, pero no es difícil crear un patrón uno mismo, es saber lo que queremos y lo que nos gusta.

Con una regla confeccione mi propio patrón, tome medidas a partir del centro de la boquilla y le di la forma al bolso, corte dos lados iguales y para darle algo de amplitud, medí todo el contorno de uno de los lados, (excepto el contorno recto de arriba). Una vez medido el contorno de uno de los lados del bolso, corte con el papel una tira alargada de la medida tomada, el ancho de la tira proporcional a los lados del bolso, dándole forma a las puntas de la tira de papel, para poder coser bien la boquilla.

Ya tenemos los patrones de papel! Cortamos con el camal de pantalón vaquero que nos guste, todos los patrones de tela que forman el bolso.

Y cortamos con la otra tela los mismos patrones, que servirán para confeccionar el forro del  bolso.

Para darle un aspecto más personalizado al bolso, “esto es muy personal”, antes de coser el bolso a la boquilla (ya confeccionado el bolso, con su forro), añadí la puntilla color beige. El color beige transmite paz y pasividad, esta asociado con lo melancólico y lo clásico. Combina muy bien con algunos colores y no es nada estrambótico.

Terminado el bolso con su forro y la puntilla hilvanada, cosí el conjunto a la boquilla, (es bastante entretenido, ya que se forma una capa bastante gruesa), luego añadí un aplique que tenía por casa! (con un imperdible) que le quedaba bien. Los adornos dan la personalidad que cada uno quiere, la cosa más insignificante puede servirnos, para ello hay que creer en lo que uno hace.

Poner un adorno u otro, con imperdible, no es ¡significativo! en cualquier momento se puede prescindir de el según la ocasión y no nos limita a nada. Deciros que estoy contenta de poderos explicar en el blog los trabajos y las cosas que hago, crear es mi pasión!

Hasta el próximo post!

Este fin de semana voy a Madrid, seguro que aprendo algo nuevo y próximamente os lo podré contar.

El éxito de la vida no está en vencer siempre, sino en no darse por vencido nunca.

Conchi Espejo.

 

Anuncio

El autor

Conchi.

Apasionada por los animales, la naturaleza, los rastros y las cosas viejas que nos enseñan historias pasadas. Enamorada de la restauración, coleccionista nata y amante de todo lo que tenga que ver con la creatividad.

Deja una respuesta

DEJA UN COMENTARIO