Falda confeccionada con tela de lacitos

Una de las partes más difíciles de la vida es decidir si te alejas o lo intentas un poco más.

Creo que vale la pena intentarlo, seguro que a algún sitio se llegará, bien al que pensábamos o por lo contrario a otro insospechable, que también nos puede causar la felicidad.

Esto me pasa bastante a menudo, pero al final siempre o casi siempre termino intentándolo, los resultados suelen ser buenos por eso me animo otras veces a empezar con nuevos intentos.

Hace ya un par de años compré una falda capeada de tul negra, el tul finito, no con mucho vuelo, en realidad la compre para mi hija, pero cuando se la probó le sobraban dos tallas, así que la falda quedó en el armario, siempre con ganas de ver que podía inventar, pero nunca lo hacía.

También en mi armario, ya hace tiempo tengo un cuerpo “tipo corset” , que ¡me encanta! pero que aún no he estrenado por no tener cómo combinarlo, podría haberlo combinado con un vaquero, con los vaqueros todo queda bien, pero este corset fucsia tornasolado, es para ir bastante arregladita y es una pena  no aprovecharlo para alguna ocasión más especial.

Así que en vista de que viene la primavera, algún evento que otro al caer, esta semana decidí con estas dos prendas inaprovechadas, sacarles partido.

Compre un trozo de tela, tul negro lleno de lacitos.

El trabajo es muy sencillo pero costoso. Para que quede bien o no manda la paciencia.

“Quien tiene paciencia, obtendrá lo que desea”

Benjamin Franklin

Con la tela de lacitos que compre he cortado un rectángulo, de alto, la misma medida que el largo de la falda de tul,  de ancho todo lo que medía el trozo de tela (un metro con veinte centímetros más o menos), ya que luego he cosido el tul con lacitos a la cintura de la falda, con pliegues pequeñitos  para darle volumen y obtener un resultado más de fiesta.

Con el trocito de tela que me ha sobrado, pensaba hacerle un fajín a la falda, que por cierto lo he llegado a hilvanar…, pero a la hora de probarme, he visto que el fajín sobraba, pues en la cintura en sí no es conveniente mucho volumen.

Antes he dicho que el trabajo ha sido costoso, pues bien, es  fácil, pero al estar toda la tela llena de lacitos, al cortar e igualar la tela de todos los lados, muchos lazos se han cortado por la mitad o han caído, así que me ha costado, tanto a la parte de la cintura como a la de la de arriba de la rodilla, coser bastantes lacitos a mano. Estos los he conseguido de los retalitos de tela que ya no aprovechaban, ha sido fácil, estirando de lado los lacitos, salían a la primera, el único inconveniente que los lazos están formados por dos piezas y el trabajo se ha complicado.

Como no he utilizado el trocito de tela para la cintura que tenía preparado, he hecho un bolso,  ¡Que seguro que la ocasión lo requiere!
En el siguiente post os hablaré del bolso de lacitos.

Hasta pronto y feliz sábado!

Conchi Espejo.

Anuncio

El autor

Conchi.

Apasionada por los animales, la naturaleza, los rastros y las cosas viejas que nos enseñan historias pasadas. Enamorada de la restauración, coleccionista nata y amante de todo lo que tenga que ver con la creatividad.

Deja una respuesta

DEJA UN COMENTARIO