Quitar cinta adhesiva de superficie lacada

Esta entrada de blog va específicamente dirigida para quitar (limpiar) cinta adhesiva, cinta doble cara, celo, y otros tipos de cinta sobre superficies lacadas, ya sean armarios empotrados, puertas o láminas de madera lacada sin más.

1. Mi caso

El otro día intenté colocar unos corchos sobre mis puertas de armario, la única manera que vi posible de hacerlo fue con cinta doble cara, me pareció fácil y rápido de hacerlo; no estaba equivocado, el proceso de pegado lo fue, pero a mi desdicha, a los 2 días se cayó el corcho al suelo. Es decir, los corchos no estaban pegados y tenía cinta doble cara por todas las puertas de mi armario. Lo que había sido la opción más sencilla en un principio, se había convertido en un infierno que tenía que solucionar.

Al principio no había manera de ver una vía de escape a que las puertas quedarán igual que antes, buscaba información específica en internet y no la encontraba, todo era info para otro tipo de superficies. Iba a droguerías, ferreterías, tiendas especializadas etc y tampoco me daban ninguna solución sin consecuencias de pérdida de pintura, ralladuras etc.

Probé con productos recomendados como vinagre y jabón, alcohol y cinta americana (consistía en pegar esta por encima de la otra cinta y  quitarla para que despegara la otra), también probé con otros productos no tan recomendados como acetona o rasquetas para vitrocerámicas, nada funcionó. Hasta que al final, con ensayo, error y unos tips de terceras personas encontré una solución definitiva y bastante rápida además.

Entonces después de tantos intentos, de trastear opciones y muchos errores, aquí estoy para ahorraros tiempo mostrándoos cómo quitar la cinta adhesiva de una superficie lacada, qué errores no cometer, que no hay que usar bajo ninguna circunstancia y algunos consejos para no perder los nervios en el intento.

Aquí mi resultado.

¡Vamos a ello!

2. Materiales

  1.  Aceite comestible (Da igual de qué tipo)
  2.  Secador o calentador
  3.  Trapo o tela vieja
  4.  Bayeta (De microfibra mejor)
  5.  Detergente
  6.  Otro trapo o tela vieja
  7.  Pulverizador de agua
  8.  Rasqueta para vidrio (Limpia cristales)

3. Pasos a seguir

¡ADVERTENCIA!

Estos pasos son solo para quitar el residuo de la cinta adhesiva o doble cara, es decir el pegamento sobrante de estas. Si lo que desea es quitar la cinta doble cara entera, deberá hacer antes otro paso. Este se explica en el apartado 5. Extra de este post.

Léalo si es necesario.

3.1. Colocar superficie afectada en el lugar de trabajo.

Este pasó es una recomendación, ya que siempre se trabaja mejor en una zona adecuada para ello.

En mi caso eran unas puertas de armario, por eso era mejor trabajar sobre una mesa o un sitio horizontal que en los propios armarios. Al principio parece que vaya a ser mucho más trabajo, pero creedme, te ahorras mucho más tiempo ya que no vas a correr el peligro de ensuciar nada o de romper algo. Más vale prevenir que curar.

En el caso de tener el problema en una mesa, un parqué de vinilo o en otro tipo de suelo, obvio este paso no haría falta.

3.2. Verter aceite.

Pues sí, aceite. Pero no como solución sino como primer paso.

Sé que en otros sitios de internet ya recomiendan utilizar aceite e incluso aceites más específicos como el de manzana. Te explican que echando aceite y frotando con un algodón desaparece la cinta. Puede que en otras superficies funcione o que incluso a ti te funcione pero por experiencia te digo que no bastará si el pegamento de la cinta es fuerte.

Aquí utilizaremos aceite pero como parte del proceso de limpiado de la cinta.

¿Qué aceite utilizamos?

Da igual, el que tengamos a mano servirá. Yo utilicé el de girasol por qué aquí en España es el más barato. Pero valdría cualquier otro tipo de aceite comestible como el de oliva, manzana, argán etc.

¿Qué hacemos con el aceite?

Vertemos un poco en la superficie y lo expandimos por las zonas afectadas con un trapo o tela vieja.

El aceite solo servirá para cuando hagamos el siguiente paso que el pegamento de la cinta no se vuelva a pegar a la superficie.

3.3. Calentar con secador y frotar.

Y aquí el paso clave. El que nos solucionará nuestro problema.

Calentando el pegamento de la cinta con un secador de pelo cualquiera (A una temperatura no abrasiva) y frotando con una tela se quitará la cinta bastante rápido.

¿Cómo?

El secador (o calentador) calentará el pegamento lo que hará que podamos quitarlo con mayor facilidad y el aceite ayudará a que el pegamento no se vuelva a pegar a la superficie.

Simplemente con el secador a una distancia prudente y frotando con un trocito de tela, la cinta adhesiva desaparecerá en un santiamén.

3.4. Limpiar el aceite.

Efectivamente, cuando ya no tengamos nada de cinta adhesiva, nos quedará una superficie llena de aceite, entonces solo nos quedará limpiarlo.

¿Cuál es la mejor manera de limpiar el aceite?

Yo creo que para este caso en concreto es bueno utilizar jabón, un poco de agua (si se aplica con un pulverizador mejor), una bayeta (mejor de microfibra) y un trapo seco o tela seca. Y ya como extra, cosa que yo recomiendo, una rasqueta de vidrio o limpia ventanas para quitar mejor el agua con jabón y aceite.

Siempre se recomienda para quitar el aceite utilizar sal o azúcar, pero esto es para grandes cantidades de aceite. Aquí nos vale con lo dicho anteriormente, ya que no hay tanto aceite. Es lo más efectivo.

¿Cómo limpiarlo?

Aplicaremos primero el jabón y echaremos un poco de agua (la mejor manera de hacerlo es con un pulverizador). El segundo paso será frotar con una bayeta (mejor que sea de microfibra, son más absorbentes). Luego con la raquesta limpiaremos la superficie como si de una ventana se tratara, Fácil. Como último, solo quedará secar los bordes y los restos con una tela seca.

¡Tatatachán! Tu puerta, lámina, suelo o material lacado estará como antes. Solo quedará recolocarla en su sitio, si es el caso.

3.5. Recolocar la pieza lacada en su sitio.

Último paso. Solo para aquellos que hayan hecho el paso 3.1.

Este paso dependerá de cada uno y de su pieza afectada, pero tan solo será colocar la pieza en su sitio de siempre.

4. Consejos

  1. No utilizar ningún material que pueda rayar la madera, como estropajos, o rasquetas de cocina.
  2. No utilizar productos disolventes, como acetona, aguarás u otros productos que puedan dañar el brillo o la pintura de la madera.
  3. Tener paciencia y trabajar en una zona estable.

5. Extra

SOLO PARA CUANDO ESTÁ TODA LA CINTA PEGADA

Si tienes todo el adhesivo en la superficie deberás hacer este paso antes que todo.

Cuando es un adhesivo muy fino (cinta doble cara) es más común que se quede todo adherido a la superficie. en este caso no vale con los pasos anteriores, deberemos seguir estos pasos antes.

  1. Coger una tarjeta de plástico y un secador. Es fundamental que la tarjeta sea de plástico, ya que otro material podría dañar la pintura.
  2. Encender a temperatura media el secador y aplicar a la cinta.
  3. Rascar la cinta poco a poco con la tarjeta de plástico, con el secador encendido y apuntando a una distancia prudente de donde se está rascando.
  4. Continuar haciendo el paso 3 hasta que ya no quede cinta y solo quede el residuo.

Este paso es un poco más laborioso, pero el resultado será el deseado y solo será necesario si la cinta está entera pegada.

Una vez hecho esto solo quedará el residuo de la cinta y tendréis que seguir los pasos del apartado 3.

6. Vídeo

Y ya por último os dejo un video donde se explica todo el proceso visualmente.

Espero que os guste y os sirva!

Vídeo en Youtube

Ángel.

¡No te olvides visitar nuestra tienda!

Como ya sabéis nos dedicamos profesionalmente desde hace años al coleccionismo y a la restauración de muebles. Si queréis echar un ojo a la tienda podéis visitarla haciendo ‘click’ en el botón de abajo. Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.